CONTRATENDENCIA

Teníamos que entender bien y a fondo como poder desarrollar la producción de gafas, los procesos, las técnicas; sólo en aquel momento hubieramos podido proponer un enfoque creativo y “todo nuestro”, capaz de dar su identidad a un proyecto NUEVO.

Este es un sector, él de las gafas, que es sin dudas emocionante. Querìamos hacer algo. Vivirlo más intensamente. Expresar lo nuestro digamos. Queríamos entrar pero no sabíamos como. Aunque ese mundo nos daba señales claras, la respuesta allí estaba, pero no la veíamos, o más probablemente teníamos demasiado miedo para aceptar la realidad.

La fabricación, cada vez menos italiana por la constante búsqueda de mano de obra de bajo coste. Italia y el sector productivo de rodillas. Tradiciones y secretos de la artesanía en plena dificultad. La respuesta estaba clara: teníamos que buscar. Teniamos que formarnos. Teníamos que entender bien y a fondo como poder desarrollar la producción de gafas, los procesos, las técnicas; sólo en aquel momento hubieramos podido proponer un enfoque creativo y “todo n
uestro”, capaz de dar su identidad a un proyecto NUEVO.

Así fue, y estudiando, entendimos que la historia es cíclica, que la honradez a largo plazo satisface; que estábamos empezando a pagar el precio de la especulación, del mal manejo y del lucro ante todo. Entendimos que hace falta pasión para destacar realmente y esa desde luego no faltaba. Partimos, nos fuimos hasta el origen, donde nacieron las gafas y sabíamos que antes o después volverían.

Sabíamos que no nos acogerían con los brazos abiertos… Pocas unidades todavía funcionaban con respecto a los gloriosos años 80 y 90, en la mayoría de los casos en clara dificultad.
Gente que después de todos lo acontecimientos se quedó sin sus conocimientos técnicos, quizás traicionada y no se le podía quitar la razón. Hicieron falta tiempo, dedicación y sacrificio. Al final, de todos modos, las puertas se abrieron y es allí que nació esa relación de confianza que nos une hoy todavía. Una colaboración que quería mezclar la tradición de la artesanía “cadorina” con la actualidad y las tendencias del mercado. Nacía GLARE, rigurosamente y completamente hecho a mano en Italia.